Formación de Instructores

Palabras de Shiv Charan Singh

Hace 500 años la premisa era cierta: primero debías alcanzar un cierto grado de maestría y luego podías entregar. Lo que decimos en el Entrenamiento de Kundalini Yoga es: “enseña para alcanzar la maestría”. No te vuelves un maestro primero para después enseñar, porque así nunca te volverás un maestro. Los tiempos han cambiado. Nuestra psique ha cambiado. Nuestra actitud hacia las cosas ha cambiado. Ya no sirve que te sientes a esperar hasta sentirte lo suficientemente bueno, aprobado o listo para decir: ahora si enseñaré. En la Era de Acuario esto no va a funcionar. Tú tienes que dar el paso. La siguiente etapa es: “tú enseñas”. Pues tu verdadero avance no vendrá del entrenamiento. Vendrá de enseñar. El entrenamiento más alto es enseñar.

Se trata de transmitirlo. Si me entreno y no comparto lo aprendido, aquello que he acumulado se volverá tóxico para mí, me estrangulará, será un peso que me arrastrará y me hundiré con ello. Sólo se enriquecerá al compartirlo.

Las enseñanzas son como un pozo que no se seca al sacar agua de él. Normalmente si sacas agua de un pozo dices: “¡Cuidado!, debemos racionar el agua pues hay una cantidad limitada”. Las enseñanzas son todo lo contrario. Mientras más sacas, más hay para dar. Mientras más las distribuyes, más brota de ellas. Nunca se vacían. Por lo tanto, si sólo sabes una cosa, de algún modo tienes una obligación, aunque no lo enfocaremos de esa manera. Más bien pregúntate: ¿puedes encontrar la inspiración, la voluntad? ¿Puedes iniciarte a ti mismo para compartir lo poco que sabes? Cuando hagas eso, algo va a fluir, y vas a aprender algo que no sabías antes. Eso es entrenarte. Enseñar es el entrenamiento supremo.

Por eso, si no tienes la noción de: voy a entrenar y voy a enseñar, los cimientos del entrenamiento no permanecerán por mucho tiempo porque no continuaste alimentándolos a través de compartir con los otros. Y los cimientos se disolverán. Colapsarán. He visto gente hacer su entrenamiento y dos años más tarde no están ni cerca del espacio que habían alcanzado en su entrenamiento. Simplemente se disolvió pues no lo transmitieron ni compartieron lo aprendido”.

Shiv Charan Singh